Sol y cabello, cuidados básicos

Ya estamos en verano y quiero aprovechar para recordarte que pese a lo que nos gusta ir bronceados, los efectos del sol pueden ser nefastos para tu piel y también para tu cabello, que generalmente es el gran olvidado.

Y es así porque no puede sufrir quemaduras dolorosas igual que en la piel. Aquella justificación de que “...sigue creciendo” no nos vale ya que puede acabar dañado por los rayos UV desde la cutícula a su estructura interior y debajo está tu cuero cabelludo, que pensamos que está suficientemente protegido por el cabello y aunque es así en parte, no es una protección segura y de hecho los dermatólogos advierten que hay que buscar regularmente la aparición de lunares en él, separando el cabello en capas con la ayuda de un peine y de manera muy exhaustiva.

Es por esto que si pasas mucho tiempo bajo el sol o planeas hacerlo, una visita a tu estilista es un buen punto de partida, para eliminar puntas abiertas, reparar áreas dañadas y obtener asesoramiento experto (puedes necesitar algún cuidado adicional). Es muy importante que protejas tu cabello y tu piel de los efectos dañinos del sol, para lo cual te damos cuatro consejos básicos pero que realmente funcionan.

 - Evitar el sol en las horas centrales del día.

 - Usar buenos acondicionadores con protección UV.

 - Un buen sombrero de ala ancha como mejor protección (además protegerás tu cara).

 - Mantente siempre muy hidratada/o bebiendo mucha agua.

Evitarás que tu cabello se convierta en débil, seco y quebradizo y reducirás el riesgo de cáncer de piel. Sabemos que somos todos muy pesados, pero con el sol no se juega.