Canto de sirenas, peluquería creativa.

¿Peluquería creativa? - ¡Ja!

Eso pensaba hace unos años, cuando aprendía peluquería en el instituto.¡Uno puede tener muchas ideas, pero llevarlas a buen puerto es harto complicado. Lo veía imposible; de hecho, estaba convencido que estos asuntos sólo eran aptos para algunos elegidos, a los que suponía con mucho glamour, tiempo libre y dinero para dedicarse a estos menesteres y ocupar su tiempo en esas fantásticas creaciones que veía en revistas, galas, desfiles...

Colección Áureo, Bernat Sayol

Pero no, ¡no es así ! Se dice que uno va forjando su camino a medida que lo recorre y... en mi corta experiencia os puedo decir que estoy de acuerdo.

Tuve la gran suerte de encontrar a Carlos en el mío y me dejé guiar por su entusiasmo y vocación. Pocos años después puedo alardear de estar nominado como finalista en uno de los premios más prestigiosos de la peluquería española -por no decir el que más- , en la categoría de Peluquero Revelación del año de los premios del Club Fígaro, estandarte de la peluquería creativa española.

Colección Áureo, Bernat Sayol

Por supuesto, con Carlos de guía, de líder, manteniendo en mí esa motivación que hace falta para después de acabar nuestra jornada en el Salón, pillar unas pizzas y meternos en un garaje cual Bill Gates en sus años mozos, y seguir trabajando por esa gran ilusión que es crear una colección de peluquería. Y en esas hemos estado muchos días después del trabajo, fines de semana y festivos. Un gran esfuerzo, pero sintiéndome fuerte y arropado. Un gran equipo con todos mis compañeros y bajo la atenta mirada de Carlos: Lorena, David, Borja, Alba, Nacho con el make-up y Esteban como colofón, un increíble artista de la cámara, experto intérprete de nuestros sueños, cuya técnica y delicadeza completan el proceso creativo.

Colección Áureo, Bernat Sayol

Con un equipo de este talla se crean colecciones como Áureo , inspirada en una antigua leyenda de piratas, en la que el canto de bellísimas sirenas que emergían de la mar, les embelesaba de tal manera, que sin saberlo dirigían sus barcos a los arrecifes, donde les era arrebatado el fruto de sus saqueos -tesoros repletos de oro y joyas preciosas- para engalanarse y aumentar su belleza.

Crear una colección es una gran experiencia y lo hace más grande pertenecer a un equipo como el que formamos en el Salón Carlos Valiente, donde nuestros clientes no paran de animarnos y nos inyectan fuerza en cada comentario. Esto... te pone las pilas todos los días y te hace sentir vivo. Si tienes la oportunidad, ¡no lo dudes y a por ello!

Colección Áureo, Bernat Sayol

No me queda más que agradecer a Carlos todo lo que ha hecho por mí, con el deseo de seguir juntos mucho tiempo y la esperanza de que cada año encontremos suficiente motivación para mantener viva la llama que nos permite seguir creando colecciones.

Solo el hecho de estar ahí y codearse con los grandes -sea cual sea el desenlace-  ya es un reconocimiento más que suficiente. ¡Vaya que sí!