Bernat Sayol. ¡Con estilo propio!

Hay una frase de Aristóteles que dice así:

“El conocimiento en uno mismo es el primer paso a la sabiduría”

y aunque te aseguro que no la busco, sí voy a hacer un esfuerzo en conocerme, para poder presentarme. Mi nombre es Bernat Sayol y voy a contaros un poco sobre mi, para que también tú puedas conocerme mejor. Dentro de muy poquito estaré a cargo del nuevo Salón de Belleza Carlos Valiente en Algemesí, ciudad que me encanta y que ya tiene gran parte de mí.

Hace algo más de cinco años, empezó mi aventura con Carlos; fué mi primer paso tras salir de la academia. Llegaba con unos conocimientos básicos, muchas ganas, ilusión y empeño, y a los pocos meses ya me di cuenta que mi visión de esta profesión estaba cambiando. Me estaba “enganchando” a este oficio, porque Carlos te va traspasando sus conocimientos poco a poco, en dosis que puedes asimilar (puedes preguntarle a cualquiera de mis compañeros), así es como realmente se aprende. Esta profesión se ha convertido en algo vocacional y además, Carlos me ha aportado esa manera de entender y vivir la peluquería que yo no conocía. Y no es tanto el crecimiento técnico de uno mismo -totalmente imprescindible-, sino la pasión y el respeto tanto al equipo de trabajo como a los clientes.

Estar constantemente en proceso de formación es un concepto que te permite mantener un elevado esfuerzo en todo lo que haces; te acostumbras a ser curioso. Como ejemplo te voy a hablar de lo que supone crear colecciones de peluquería, útiles para dar a conocer nuestras capacidades a los clientes y para presentarnos a concursos nacionales e internacionales de peluquería. Un grandísimo esfuerzo fuera de horas de trabajo, que aparte de la satisfacción que obtienes del propio reconocimiento del trabajo realizado (publicaciones en prensa, premios, eventos…), hace que tu mente no pare, te mantiene al día en tendencias, estilos, novedades… y siempre pensando en el siguiente reto, nuevas técnicas, nuevos productos, nuevos materiales, y... te puedo asegurar que engancha de verdad.

Otro de los aspectos que me gustó de Carlos es la mentalidad de no conformarse nunca, ese espíritu de superación y esa sana ambición para superarse a uno mismo y seguir creciendo. En parte, esto ha supuesto un elemento decisivo para afrontar el nuevo reto que me he propuesto, subir varios peldaños de golpe y pasar de ser un empleado a dirigir el Salón.

Esta nueva situación me inquieta -salgo de mi “zona de confort”- ya que va a ser una nueva experiencia, pero estoy muy muy motivado, con ganas de entregarme y hacerlo lo mejor que pueda. Hacer frente a este reto me permitirá demostrarme que puedo cumplir mis metas y alcanzar mis sueños, ya que este es uno de ellos. Para ello contaré con un fantástico equipo y el completo apoyo de Carlos, ya que sin él no sería posible nada de todo esto.

Si eres uno de nuestros clientes quiero agradecerte la confianza que depositas en nosotros y decirte que en Algemesí intentaremos hacer las cosas igual o mejor, así como seguir cuidando la puntualidad y la atención que recibes.

Gracias por estar ahí y haber llegado al final del post. Te aseguro que me ha costado más escribirlo de lo que cuesta leerlo.

¡Un fuerte abrazo del que escribe, Carlos y todo el equipo de Salones CV!