Gala Fígaro, cóctel de sentimientos.

Recuerdo mi primera Gala Fígaro, fue en 2011, cerca de casa –en Valencia- y la recuerdo con gratitud y afecto, porque algo cambió dentro de mí. En ese instante me enamoré más aún de la peluquería y todo lo relacionado con ella.2d3a7342

En aquellos momentos, maravillado por la visión de deslumbrantes modelos desfilando por la pasarela, sentí como mi excitación crecía en cada pase, acompañada de una euforia difícil de explicar con palabras. Espero que alguna vez tengáis este tipo de sensaciones - escribiendo estas líneas vienen recuerdos a mi mente que me ponen la piel de gallina- . Lo cierto es que acabó la Gala con el sueño de que algún día mi nombre sería nombrado en uno de esos pases… ¡nominado a un Premio Fígaro!.

2d3a7364

Ese día llegó y no hace ni un mes que he escuchado mi nombre en la Gala 2016, como creador de una colección y Finalista a Peluquero Revelación.

Que os voy a contar de los sentimientos vividos… Es tal la experiencia que el día siguiente no hay parte de tu cuerpo de la que no te duela, y todo a causa de la tensión que se vive durante todas las jornadas previas a la Gala.

Nervios alentados con sentimientos de expectación, gratitud, euforia, entusiasmo, amor, orgullo, felicidad… Que a medida que se acerca la decisión final se van mezclando con miedos, inseguridades, confusión… Te sientes vulnerable y la inquietud no te deja vivir. Y más viendo desfilar los fantásticos trabajos que presentan tus compañeros . Ahí la tensión es máxima, aunque sigues un poco aturdido viviendo la situación desde una nube que te hace perder la noción del tiempo.

2d3a7398

Luego todo se acelera, llega la decisión y no eres tú el ganador.  Es un primer momento de decepción, frustración, envidia, enfado… Todo ocurre en milésimas de segundo, pero rápidamente aceptas la situación, entiendes desde el principio que solo hay sitio para uno allá arriba y tus compañeros son monstruos de la peluquería. Solo estar ahí te pone las pilas y te llena de orgullo, porque finalmente te das cuenta que estas compitiendo en la primera división de la peluquería española.

El día siguiente te sientes en paz. El cansancio y la fatiga debida a la tensión vivida da paso al necesario descanso, con la conciencia tranquila y con la esperanza de hacerlo mejor el próximo año.

2d3a7387

Pero sin duda, lo que más me ha fascinado ha sido ver a mis compañeros ayudándome desde que empecé a crear AUREO; ver sus nervios y emoción por que todo saliese bien, cuidando hasta el más mínimo detalle en todo momento y sin dar señales de cansancio ha sido lo realmente maravilloso de la experiencia. Una vez me dijeron que los buenos equipos acaban por ser grandes equipos cuando sus integrantes confían los unos en los otros lo suficiente como para renunciar al "yo" por "nosotros",  y os puedo decir que a día de hoy esas palabras se pueden aplicar a todos mis compañeros, me siento muy agradecido y solo me queda dar las gracias a todos, en especial a mis compañeros, clientes y amigos.

Ahora,  solo queda darle a la masa gris  y… ¡ponerse a crear para el año que viene!, Va por Uds!!!

bernatsayol