Empecé como mucha gente, supongo, cortándoles el pelo a mis amigas y haciendo trenzas y peinados mientras mezclaba tutoriales de YouTube con ideas propias. Cuando terminé el bachillerato decidí empezar en la academia de peluquería para formarme como profesional. Antes de terminar mi formación empecé a trabajar los fines de semana y aprendí muchísimo de la experiencia. Pude conocer lo que es realmente la profesión.Aunque desde que llegué a Salones Carlos Valiente he conocido una perspectiva de la peluquería mucho más dinámica y con muchos más matices que la peluquería tradicional.


Conocí los Salones Carlos Valiente de pura casualidad. Acababa de terminar en mi antiguo trabajo y me disponía a repartir currículums por todas las peluquerías de Algemesí y de Alzira. En mi pueblo (Algemesí) había una casa derruida con un cartel en el que ponía que iban a abrir un nuevo salón de peluquería. Yo no tenía ni idea de que en Alzira también se encontraba el mismo salón y de casualidad eche un currículum allí. Recuerdo que fui con un compañero de la academia y comentamos que sería prácticamente imposible que nos llamaran ya que vimos que el nivel de trabajo que podría exigirse no estaría nivel de dos personas que acaban de salir de la academia. Para mi sorpresa, pocos días después recibí una llamada para concederme una entrevista. Después de eso empecé a trabajar. Me costó abrirme a la gente, ya que soy bastante tímida al principio pero mis compañeros me ayudaron muchísimo (tuvieron mucha paciencia) y les agradezco todas las veces que me han intentado sacar una palabra a la fuerza para que yo me sintiera más cómoda. Actualmente, me siento mucho más a gusto y muy acogida por mis compañeros.

Sinceramente lo que más me gusta de trabajar con este equipo es la relación con mis compañeros porque para mí lo más importante es estar a gusto en tu entorno. Agradezco que hayan tenido tanta paciencia conmigo ya que antes ni siquiera podía articular una palabra porque me comía la vergüenza. Gracias por dejarme tiempo y espacio y por haberme animado a abrirme a los demás.

También, racias a empezar a trabajar aquí he descubierto que la peluquería no se limita solamente a la profesión sino que también es arte. Ni siquiera conocía, por poner un ejemplo, los Premios Fígaro, y esta vertiente era algo totalmente nuevo para mí pero gracias a trabajar en los salones Carlos Valiente he visto hasta qué nivel se puede llegar  con pasión y dedicación.

TENDENCIAS

Para ellas, 2018 va a ser tiempo de medias melenas rotas y desfiladas, flequillos desfilados también y cortes del estilo Pixie, algo informal pero moderno y versátil. A la hora de peinarse, las ondas grandes y despeinadas seguirán siendo la mejor opción y el aspecto poco pulido y surfero.

Para ellos seguimos con degradados y las barbas se siguen llevando. Para peinarse se apostará por el tupé ahora menos pulido y por lo informal y desfilado. Las melenas largas surferas serán un acierto. Respecto al color, para ellas seguirán estando vigentes  los degradados, pero esta vez con la técnica Balayage, con la que conseguimos un efecto natural, desgastado del sol. Podemos encontrar estas mechas tanto en tonos cálidos, como fríos, desde dorados hasta blancos.

Para él encontraremos contrastes de color. Podremos ver estilos blanco y negro (blanco para el pelo y negro para la barba). El gris seguirá siendo una apuesta para los cambios radicales.